Tálamo

 

En completa penumbra,
tras el graznido del cuervo
sus pulgares se deslizan
sobre mórbidas crestas
de volcancillos.

 

Una cascada de agua tibia
recubre su absoluto deseo:
ilusiones ciegas en
insondables tinieblas.

 

Desciende a ellos
esa presión jabonosa
en juego de niños para
crisparles el cuello;
con los cabellos húmedos,
goteando desenfrenados
en densidad sombría.

 

Luego se asoma la luna
entintada hacia sus aposentos.
Contempla con envidia el
perder de su último aliento.

 

Y resuella furibunda
escurriendo a través
de cráteres su rojo
fermento: cráneo
de cuencas salvajes
y fosas de asbesto.

 

Del tálamo relucen los
anillos entrelazados;
sangre derramada en
lienzos de seda
hasta el amanecer
estremecedor.
 

 

Blackgunner* Original de Mayo 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s