De un Colibrí y una Rosa

 

Entre cientos de exóticas y coloridas flores de fácil acceso y seguro alcance,
eligió el retoño de lejanas tierras rodeadas de tinieblas y oscuros vericuetos.

 

Abandonó el carmín y alazán de sus templados bosques para reclamar abrigo
en las altas montañas de cúspides frías, taludes y cascadas imponentes.

 

En epopeyas escuchó de su valía y se aventuró en la búsqueda.
Tras sobrevivir las duras pruebas, al fin suspendió su largo vuelo.

 

Frente a la rosa que tanto anhelaba, surcada por púas cortantes y maleza,
batió sus alas tornasoladas luchando porfiado para llegar hasta ella.

 

Herido y con el corazón fatigado, finalmente se abandonó
en el placer de contemplar la apertura de su cuerpo.

 

Rozó de los pétalos desnudos la adictiva tersura, bebió enajenado del rocío puro
en ellos suspendidos y extrajo el néctar dulce reservado en el núcleo.

 

Colibrí cautivo, beodo del sabor que mana a través de espinas ponzoñosas,
dichoso y agitado cura los rasguños y hendiduras que le perforaron el pecho.

 

Exánime cae culpando a la joven rosa mientras esta se tuerce en seca agonía,
vacía por alimentarlo muere martirizada instantes después que su amante.

 

 

Blackgunner* Original de Agosto 2014

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.