Tortura Estival

 

Mi andar en este sitio es como el de una sombra encadenada,
que arrastra sus propios despojos, impulsada por la supervivencia;
soy carroña dispuesta para aves de rapiña, ignorante del origen
de la fuerza que me guía, brío desabrido que me obliga a continuar.

 

 

Soy como la palabra que en la boca espera ser articulada
y se pudre en labios anestesiados, dormida en la mente;
observo y siento pasar eternidades a mi alrededor,
pero al consultar el reloj marca siempre la misma hora.

 

 

Y fui colocado en el estío para mi suplicio,
en medio del brote de la Vida para llorar por dentro;
había claveles y rosas blancas, despedían sus enervantes,
especies incomprensibles para mi demencial martirio.

 

 

He intentado succionarlo todo hasta marchitarlo,
mas no se regenera mi espectro: soy fantasma rodeado
de capullos, vástagos rosáceos, de andar corto y presuroso;
las tiernas manos húmedas de mis verdugos,
sostienen la degeneración de las mías:
manos magras, manos manchadas y carcomidas.

 

 

Sucumbo rodeado del perfume de su piel,
hiede mi cuerpo ahíto de abigarrados campos;
¿Por qué esas rondas y juegos no me han resucitado?
Esas caritas sonrientes ni siquiera notan mi colosal desdicha.

 

 

Blackgunner* Original de Octubre 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s