El Morador

 
 
El vacío eterno de un yerto universo alojaba un ser interfecto;
ufano y tranquilo deambulaba sobre la inerte arena gris de las regiones oscuras:
el espacio interminable era la expansión de su mente.
 
 
Mas en el eón indefinible surgió una luz reluciente,
compañía inesperada que se encarnó deprisa e inclemente,
cual cáncer sobre órganos ya enfermos.
 
 
Era una criatura seductora de belleza sobresaliente,
amalgamada de oro rojizo y piedras resplandecientes.
 
 
Ante su extrañeza, danzaron los ardides hasta aniquilar la suspicacia,
revelando con viandas sabores desconocidos de la suerte…
 
 
Esa pequeña luz creció envenenando todo su interior:
¡Engendro contradictorio, óbito cruel e impertinente!
 
 
Un día su abandono le dejó caer inconsciente,
y la satisfacción por su tierra y sus pensamientos le fue indiferente.
 
 
Por dentro el morador solitario sufre Muerte sobre la Muerte,
lluvia de ácido galáctico baja bañando su frente.
 
 
Y bajo las infames y mezquinas sombras que crea la luz en libertad,
ahora contempla agonizante el entierro de lo que creyó inexistente.
 
 
 
 
                                                                 Black Gunner* Original de Octubre 2012
 
 
 
Anuncios

2 Respuestas a “El Morador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s