Desconocida

 
 
Pasé por más de mil vericuetos para encontrarle
y sin embargo, detiene todo en los lindes de lo que es,
culpa de su mente eremita,
de la voluptuosidad de sus elucubraciones.
 
 
Por donde pasan sus manos
se plasman sempiternas palabras;
es usted efigie de la oscuridad,
es equinoccio cada día.
 
 
¡Oh, Dea! espíritu hiemal la envuelve,
blancura siniestra y perpetua;
frente de lirio,
labios de febril granate,
mas sus brazos y piernas, su torso y vientre
son terribles carámbanos que me azoran.
 
 
¡Oh, sílfide mía!
Sus miradas son carbúnculos en el anochecer.
Déjeme ser alquimista para su saturnio corazón,
déjeme bruñirlo hasta extraer el argénteo brillo
que en verdad le constituye;
déjeme acrisolarlo con las lágrimas de mis ojos,
he de venir armado buril en mano,
¡oh, tan solo he de querer rozarle!
 
 
Usted, criatura misteriosa
de torvas intenciones,
aliméntese de este cariño inmarcesible,
de la pasión que me arrebata y azota,
pero no ose su taimado juicio
de sus caminos apartarme ahora,
porque no hay dolor más profundo que me agota,
quel de sus caricias recibir ni una sola.
 
 

                                                     Black Gunner* Original de Junio 2011

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.