Fénix

 
 
Ha varado mi mente en estos pensamientos,
se han consumido todas mis otras ideas.
 
 
Cuando por fin creo concluidas
algunas partes de esta vida
apareces como Fénix
que renace el día insospechado…
 
 
¿Qué extraño poder hay en tus manos
para introducirte en mis sueños?
 
 
Tras eones de caricias translúcidas,
de juegos y risas que se esparcen como ecos
de vidas pasadas.
 
 
Tras el sonido de aquel violín
que se escucha en lontananza.
 
 
Tras esas bromas sutiles
que deambulan como pesados fantasmas
y evocan muecas al presente;
allí te vi yo: como entre cortinas;
con tu cabello: como flotando;
y tu sonrisa, y aquel brillo en tus ojos que no se apaga:
esas tenues luces, fueron por años
las antorchas que alumbraron mis sombríos caminos.
 
 
Quedome suspendido en el aroma de tu cuello: pétalo perpetuo,
semejante a la frescura que dejabas sobre las almohadas.
 
 
Las psicodelias constantes,
enraizadas en mis cábalas
me mantuvieron por años viviendo aventuras
que jamás sucedieron;
las marcas sobre mi cuerpo
fueron solo historias que contaría.
 
 
Desperté un día, estando ya despierto
y lloré amargamente por los momentos pasados,
por instantes que creí felices,
inmersos en mi ignorancia…
 
 
Mi dolor es como las cenizas del fénix,
aquel que renace en infaustos días.

 

Black Gunner* Original de Marzo 2011

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s