Bruma

 
 
¿Hasta dónde el dolor nos puede alcanzar,
qué tan profundo hiere su presencia?
 
 
Cuando miro hacia el mar de recuerdos a tu lado
arrastran las olas desdichas a la orilla
y todo yo me deshago en contemplación;
y en mis ojos no hay sino el reflejo de la angustia adormilada y
el sufrimiento crónico que insiste en agobiarme.
 
 
Mi viejo corazón de plata se ha degradado a metales viles
y está cubierto por herrumbroso orín, oxidado, no más maleable.
 
 
¿Por qué han quedado entre nosotros las dudas tan
inmensas que son difíciles de pronunciar?
 
 
Cada vez que quisiera explicarme
son tantas las palabras revueltas en mi pecho
que se atoran en la garganta y ya no salen de mi boca
sino suaves gemidos, negaciones y saludos.
 
 
Se ha tornado tan intenso el silencio entre nosotros,
tan lejano el pensamiento
que se esfuma repentino ante nosotros cuando nos vemos.
 
 
Tendrán que ser más fuertes los resentimientos
para vencer esta desgastante nostalgia
que ronda como pesada bruma,
en nuestros caminos.
 
 

Black Gunner* Original de Marzo 2011

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.